Vida Sana

Los ‘selfies’ pueden hacerte parecer más guapa y delgada, pero ¿cuál es su impacto psicológico?

Analizamos de qué manera puede estar influyendo en la imagen corporal y la autoestima de todo el mundo ver imágenes tan delgadas que no se corresponden con la realidad.

Los selfies están por todas partes en las redes sociales. Son la enfermedad del siglo XXI. Según un estudio que acaba de publicarse la revista Plos One, muchas mujeres aparecen mucho más delgadas y apuestas en esos selfies que en las fotos tomadas desde otros ángulos. En otras palabras, lo que ves en Instagram, TikTok o cualquier otra red social podría, en realidad, no resultar tan atractivo. Las imágenes de las redes sociales pueden –oh, sorpresa– no representar fielmente la realidad. ¿De qué manera puede estar influyendo en nuestra autoestima ver imágenes que no se corresponden con la realidad?

Si por alguna extraña razón has logrado evitar las redes sociales y nunca has oído hablar de la palabra selfi, contarte que este término ha irrumpido con tanta fuerza en el vocabulario del silgo XXI que la RAE lo aceptó en 2018. De hecho si no has escuchado esa palabra debes ser un extraterrestre. Si no es tu caso ya sabes que los selfies siempre sacan lo mejor de nosotras, porque el ángulo de la cámara y la posición de tu cuerpo suelen distorsionar tu imagen para bien. Tu barbilla, que tiende a estar levantada y tu sonrisa, que suele ser radiante, está gritando al mundo: «Ey, tú, mira lo genial que es mi vida».

Por lo general los selfis pueden considerarse fotos egocéntricas porque, en esencia, lo haces todo en esa foto, la tomas y posas en ella al mismo tiempo. Esto contrasta con las fotos alocéntricas, en las que pides a otra persona que te la haga. Alocéntrico es lo contrario de egocéntrico y el diccionario Merriam Webster lo define como «tener el interés y la atención centrados en otras personas», porque, recuerda, el mundo no gira simplemente a tu alrededor.

Alocéntrico es lo contrario de egocéntrico y el diccionario Merriam Webster lo define como «tener el interés y la atención centrados en otras personas», porque, recuerda, el mundo no gira simplemente a tu alrededor.

Para el estudio de la revista Plos One, las doctoras Ruth Knight, de la Universidad de York St John, y Catherine Preston, de la Universidad de York, ambas en el Reino Unido, hicieron que diez modelos femeninas se vistieran con ropa ajustada para hacer ejercicio y se hicieran fotos ellas mismas y de cuatro formas distintas:

1. Una perspectiva alocéntrica en la que otro está haciendo la foto.
2. Un selfi en el que la modelo extiende el brazo.
3. Un selfi en el que la modelo utiliza un palo de selfie.
4. Una autofoto con la barbilla hacia abajo o mirando directamente a la cámara con la cámara mirando hacia abajo desde la barbilla.

A continuación, los investigadores reclutaron a mujeres adultas mayores de 18 años y sin antecedentes de trastornos alimentarios para que evaluaran el peso y el atractivo de las modelos en las distintas fotos. Sí, les dijeron a las participantes en el estudio que se pusieran a juzgar. En total, 69 mujeres participaron en un experimento en el que se compararon los selfies con las fotos alocéntricas, 50 participaron en un experimento en el que se compararon los selfies con las fotos egocéntricas con la barbilla hacia abajo, 44 en un experimento en el que se compararon los selfies con las fotos con palo selfie y 109 en un experimento en el que se compararon los cuatro tipos de fotos. En todos los experimentos, excepto en el último, cada uno de estos modelos de participantes en el estudio también completó el Cuestionario de examen de trastornos alimentarios 6.0 (EDE-Q), que contenía 28 preguntas que evaluaban los síntomas de trastornos alimentarios de la persona durante los 28 días anteriores.

En general, los participantes en el estudio eran más propensos a juzgar las imágenes selfie como más delgadas que las otras imágenes. No hubo diferencias significativas en cómo calificaron el atractivo de cada modelo en todos los tipos de fotos, con la excepción de las fotos egocéntricas con la barbilla hacia abajo. Las consideraron menos atractivas en estas fotos con la barbilla hacia abajo. Además, quienes declararon tener más síntomas de alimentación desordenada en el cuestionario tendían a tener opiniones aún más favorables de los selfies en comparación con las otras fotos.

Antes de la llegada de las redes sociales, Hollywood, las empresas de publicidad y otros sectores llevan mucho tiempo bombardeándote con imágenes para moldear lo que debes considerar atractivo.

Por supuesto, este estudio, como los demás, no era perfecto. No incluyó a muchos participantes de orígenes muy diversos. Y diez modelos no son muchas modelos. Así que, antes de que te empeñes en sustituir la foto del carné de conducir y otras fotos por selfies, ten en cuenta que no todo el mundo tiene por qué parecer más delgado en un selfie.

Sin embargo, todo esto se suma al creciente cuerpo de evidencia de que los medios sociales están proporcionando imágenes bastante poco realistas de los cuerpos de las personas, lo que, a su vez, puede estar disminuyendo la satisfacción de las personas con sus propios cuerpos. Por ejemplo, una revisión sistemática publicada el mes pasado en la revista Obesity Reviews encontró 21 estudios publicados entre 2019 y 2023 que analizaron la relación entre el uso de las redes sociales por parte de los adolescentes, la salud mental y las dietas. En general, estos estudios mostraron que el uso de las redes sociales se asoció con síntomas depresivos y de alimentación desordenada, insatisfacción corporal y ansiedad.

En general, estos estudios mostraron que el uso de las redes sociales se asoció con síntomas depresivos y de alimentación desordenada, insatisfacción corporal y ansiedad.

¿Qué se puede hacer al respecto? No es que la sociedad pueda empezar a prohibir los selfies como la ciudad ficticia de Bomont prohibía bailar en la película Footloose de 1984. Las empresas de redes sociales no empezarán a insistir: «Todas las fotos que publiques deben haber sido tomadas por otra persona». Incluso antes de la llegada de las redes sociales, Hollywood, las empresas de publicidad y otros sectores llevan mucho tiempo bombardeándote con imágenes para moldear lo que debes considerar atractivo. Es muy probable que esto continúe. Y lo más probable es que los selfies, las redes sociales y todos los «me gusta» hayan llegado para quedarse. De hecho, quién sabe qué otra tecnología de «deberías parecerte a esto» surgirá en los próximos años.

Por lo tanto, hay que ser más conscientes de lo poco realista que puede ser todo lo que aparece en las redes sociales. No está en el interés de la gente utilizar lo que se ve en las redes sociales para basar su autoimagen y su autoestima. Es necesario un mayor esfuerzo para que tanto los niños como los adultos se basen más en la vida real para ayudarles a entender que la apariencia es subjetiva y que el valor de una persona se basa más en lo que hay en su interior. Al fin y al cabo, si no tienes un gran sentido de ti mismo, puedes acabar dejándote llevar por lo que ves en los selfies.